Embarcación de recreo con total seguridad

Embarcación de recreo con total seguridad

En verano, con el buen tiempo y si además estás de vacaciones, disfrutar del mar navegando es todo un placer. Para que surcar los mares, no se convierta en una pesadilla te explicamos la importancia de tener contratado un seguro marítimo para tu embarcación

Si posees una embarcación de recreo o estás pensando en adquirir una, debes tener claro que como todo vehículo a motor, necesita un seguro como mínimo de responsabilidad civil para poder navegar. Además las embarcaciones dedicadas a la competición deben suscribir el Seguro de Responsabilidad Civil más otro destinado a cubrir la responsabilidad civil de los participantes en la competición.

Lo que dice la Ley

El seguro de Responsabilidad Civil es obligatorio ya que desde el día 1 de julio de 1999 la legislación española obliga a las embarcaciones de recreo o deportivas, incluidas motos acuáticas, a tener un seguro de Responsabilidad Civil. Pero no solo a las embarcaciones con motor sino también a aquellos que aunque carezcan de motor tengan una eslora superior a 6 metros y a las embarcaciones extranjeras que naveguen en territorio español.
En caso de no cumplir esta normativa cometeríamos una infracción grave, con una penalización de hasta 20.000€.
Para poder justificar que la embarcación está asegurada debemos llevar a bordo el justificante de pago de la prima del periodo en curso. Además recomendamos llevar a bordo la póliza de la embarcación, ya que los recibos que justifican estar al corriente de pago no suelen llevar toda la información necesaria: nombre de la aseguradora, identificación del navío, periodo de duración y la indicación de que está incluido el seguro obligatorio. Pero si las autoridades te piden dicha documentación y no la llevas, tienes 5 días hábiles para presentarla.

 

Coberturas obligatorias

La póliza debe cubrir como mínimo, la Responsabilidad Civil derivada de los daños materiales y personales además de los daños que causen a terceros, al puerto o a las instalaciones marítimas.
Entre las coberturas obligatorias nos encontramos con:
Muerte o lesión corporal a terceras personas.
• Daños materiales a terceros.
• Pérdidas económicas sufridas por terceros como consecuencia directa de dicha muerte, lesión o daño.
• Daños a buques por colisión o sin contacto.

Coberturas voluntarias

A partir del seguro obligatorio el tomador de la póliza puede contratar una serie de coberturas adicionales para sentirse más protegido. Estamos hablando de:
Protección Jurídica.
• Daños propios de la embarcación.
• Asistencia en viaje.
• Accidentes personales.

Cláusulas inglesas o españolas

Los derechos y deberes que asumen las partes al firmar un seguro para una embarcación vienen fijados en la propia póliza, pero existen normas obligatorias que se cumplen en su aplicación. El seguro de Embarcaciones es un seguro Marítimo al que se le pueden aplicar incluso las normas extranjeras. Por ello es común encontrar aseguradoras que permiten aplicar las cláusulas españolas o las inglesas (“Institute Yacht Clauses”).
En el caso español los riesgos que asume la aseguradora son los que se mencionan expresamente en la póliza ya que son nominados, mientras que en el caso inglés sucede al contrario. Las cláusulas inglesas cubren todo lo que no se indica que está excluido, aunque los seguros que se basan en esta norma suelen cubrir sólo la cobertura de Daños y la RC y no otras garantías como la Asistencia en Viaje o los Accidentes.

Desde Segusán, agencia de seguros, te recomendamos que contrates una buena póliza para tu embarcación de recreo asesorado por profesionales de confianza con demostrada experiencia.
¡¡¡Y disfruta de los mares!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *