• 950 27 69 00

  • info@segusan.es

  • C/Murcia 25 Almería 04004 - Crt. Almería 81 Adra 04470

Aspectos que no debes descuidar a la hora de contratar un seguro de auto

El seguro de autos es uno de los seguros que están catalogados legalmente obligatorios para poder realizar una actividad como es, en este caso, la conducción. Cualquier conductor está obligado a conducir con un seguro vigente y ello convierte en especialmente importante la labor de elegir cual se contrata.

Hay algunos aspectos que resultan absolutamente claves a la hora de escoger y, como siempre, ello requiere de un poco de tiempo y esfuerzo para hacerse cubrir por un seguro que realmente responda a lo que se necesita y que se adapte a las características del contratante y del conductor.

Por ejemplo, es muy importante comprobar las características de la póliza en cuanto a responsabilidad civil o aseguramiento a terceros, cubriendo la responsabilidad tanto del conductor como del propietario del vehículo, tanto si son como si no son la misma persona. Las características de ese aseguramiento, tanto en el daño físico a personas como en los daños materiales, ya sean de los vehículos implicados en un siniestro como del entorno, es la clave en la contratación de este tipo de seguros.

La asistencia en viaje también es un elemento relevante a valorar en un seguro, por lo cual el contratante deberá estar muy atento a elementos como periodo de asistencia (si cubre las 24 horas del día y todos los días del año), el lugar del siniestro (ilimitado o cuáles son sus limitaciones), si cubre todos los tipos de accidente, las características del traslado y el tipo de taller al que se puede trasladar, la reparación inmediata, el traslado de afectados en un posible siniestro o la posibilidad de vehículo de repuesto.

La cobertura por robo, que no siempre es aconsejable contratar, también puede variar de manera importante y es necesario tener muy claras las condiciones de cada póliza antes de contratarla.

Igualmente, la contratación del seguro de lunas es una de las más habituales y también en este ámbito hay mucho que ‘leer’: por ejemplo, la definición de lo asegurado, desde reparación de parabrisas, ventanillas, laterales, traseras o incluso la inclusión de la mano de obra o de los techos solares. Algo similar pasa con la cobertura de incendios y aspectos a concretar como los casos en los que el incendio depende de un vicio material, un defecto de construcción o la mala conservación del vehículo.

Otro tema a definir con cuidado es el de la cobertura de la defensa jurídica, ante posibles siniestros que la requieran; y la inclusión de servicios como el reembolso de gastos o reclamación de daños a un tercero.

Finalmente, en el caso de contratación de un seguro a todo riesgo, de un precio más elevado que el de ‘a terceros’, se hace especialmente importante definir bien las condiciones para que su uso, en caso de necesidad, responda a un criterio básico de rentabilidad. Colisiones, vuelcos, caídas, actos vandálicos, fenómenos meteorológicos, malformaciones del terreno, etc son algunos de los elementos que conviene ver bien reflejados en la póliza.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *